domingo, 26 de febrero de 2006

Ánima

Ale, vamos a despotricar sobre otro libro. Esta vez le ha tocado la china a “Ánima”, perpetrado por un tal John Darnton.

Sinopsis plagiada vilmente de la contraportada:

Muerte cerebral y perfecto funcionamiento fisiológico. Así había permanecido Tyler durante semanas, en estado de coma controlado por un potente ordenador. El caso de Tyler era único para la ciencia médica. Mientras tanto Scout, su padre, recibía por correo electrónico unos extraños y crueles mensajes que pedían encontrar la resolución a un problema: ¿hacia dónde va la mente cuando lo único que funciona es el cuerpo? ¿Qué o quién se estaba comunicando con él, haciéndose pasar por su hijo? Y, finalmente, ¿dónde estaba realmente el ánima de Tyler?

Mmmmmm… Me pregunto quien será el zoquete que escribe las contraportadas de los libros… XD

Bien, básicamente eso es lo que pasa en el libro. Un muchacho llamado Tyler sufre un accidente de montaña y queda en estado comatoso y con severos daños cerebrales. Dado su estado, los médicos a su cargo deciden poner en práctica con él un novedoso procedimiento quirúrgico que implica el control asistido por un ordenador de las funciones fisiológicas. Parece que la cosa va como la seda, hasta que algo más o menos inesperado conduce a lo que cuenta la sinopsis.

Bueno, no es el primer libro, ni será el último, que tiene como temática la supervivencia de la mente mas allá del cuerpo (en la ciencia ficción hay ha porrillo, bien sea a través de “la red”, cerebros cibernéticos, etc.), si bien en este caso opta más por una orientación un tanto mística del asunto.

Como típico best seller, es de lectura amena y ágil. Pero lo malo es que ahí se acaba lo bueno, para mí…

Empiezo por la deformación profesional, que no por nada uno es informático. Y es que cada mención a cualquier cosa relacionada con informática u ordenadores en el libro es, como poco, hilarante. Digna de los mejores tópicos del género.

Y ya que estamos con los tópicos, que decir de los personajes. Los buenos son listos y guapos (no escatima oportunidades para hacernos notar cuan atractivo es tal o cual personaje). Los malos son todos soberbios, idiotas y feos. Así de literal. Y absolutamente para todos y cada uno de los personajes que salen en el libro. El retrato de los informáticos esta hecho a base de brochazos de tópico: puedes escoger entre el gordo snob, el tirillas con problemas de acné y el antisocial que no se ha comido un rosco con 40 tacos y su única fantasía sexual es hacérselo con una ciborg. Encima, parece que no hay ni un solo personaje con una infancia normal, y todos tienen algún trauma infantil relacionado con sus padres (que si el padre le pegaba, que si la madre alcohólica). Ah, y es un hecho probado científicamente que todo el mundo tiene contactos de ultratumba con los familiares muertos.

El final, que la verdad es que te lo imaginas perfectamente casi antes incluso de abrir el libro por primera vez, es el tipiquísimo “happy end” exagerado, en el que los buenos ganan, son felices y comen perdices y los malos pierden y son castigados por una suerte de justicia poética.

La verdad es que he estado pensando a ver si se me ocurría algo por donde este truño se pudiera salvar, pero no se me ocurre nada.

En fin, resumiendo. La próxima vez que se me ocurra leerme uno de los libros que le regalan a mi padre en los jubilados, me lo pensaré dos veces.

De momento estoy haciendo una cura de desintoxicación a base de dosis de Terry Pratchett. :-D

1 comentario:

mrithail dijo...

No nos hagas esto... si comentas que los tópicos informáticos usados son hilarantes, nos estás empujando a leer ese libro sólo por la curiosidad, y si dices que es una mierda, ya nos pones en un compromiso xD.

¡Queremos ejemplos de tópicos!