viernes, 17 de junio de 2005

"En defensa de la familia"

A cuenta de la tan traída y llevada “manifa” de mañana en Madrid “en defensa de la familia” (ja!), esta mañana me ha dado por echar un vistazo a ver que se cuentan las secciones de opinión de los distintos periódicos de tirada nacional. Bueno, al menos las que no son de pago, lo que limita en buena medida la búsqueda.

Así que mirando, mirando, El País no decía nada y El Mundo y La Razón parecían tener jugosos artículos (de pago) que me quede con ganas de leer. Así que me tuve que conformar (de momento) con un panfleto que publicaba el diario ABC. Y la cosa simplemente quedaría ahí si no fuera por que el dichoso articulito me ha dejado con la sensación de que o yo soy subnormal profundo, o lo es el tipejo que lo firma. Hasta ahora había leído todo tipo de argumentos, a cada cual mas estúpido en mi humilde opinión, pero en este se presenta uno nuevo, al menos para mí, que no le va a la zaga a otros mas veteranos como que el matrimonio gay supondrá “la extinción de la raza humana” y otras lindezas por el estilo.

Así que no he podido resistir la tentación de comentar el articulito por estos lares. Dicho artículo viene firmado por Juan Antonio Martínez Camino, secretario general de la conferencia episcopal española (con la iglesia hemos topado, amigo Sancho) y se puede consultar completo la web del ABC. Como creo que la LPI aun mantiene (aunque vaya Vd. a saber por cuanto tiempo) mi derecho a la cita, copio y pego aquí los párrafos centrales del artículo (el resto no es más que repetir las mismas falacias), añadiendo mis comentarios en negrita:


Esta conducta episcopal excepcional
[el apopo a la manifestación] corresponde a una situación aún más excepcional. El desafío al que se enfrenta la sociedad española con la reforma del Código Civil que se prepara es de magnitud histórica. La Iglesia Católica nunca se ha encontrado en los dos mil años de su existencia con nada parecido [Por desgracia para la humanidad]. Porque ninguna legislación ha pretendido jamás ignorar que el matrimonio es la unión de un hombre y de una mujer [Primera falacia. El matrimonio es lo que la gente diga que es. Punto. No hay ninguna “ley natural” que lo diga (no, la ley de dios no cuenta como “ley natural”) y aunque la hubiera, el hombre precisamente se ha caracterizado siempre por saltarse a la torera lo que la naturaleza le impone.]. ¿Se ha pensado bien lo que esto significa para las personas y para la sociedad de hoy y del futuro?

Es justo que determinados grupos minoritarios quieran vivir según sus puntos de vista sin ser por ello discriminados por las leyes
[Bonitas palabras que no dejan de ser una tontería y que generalmente suele soltar la gente que va de “tolerante” justo antes de pretender imponerte sus propias opiniones. Yo, personalmente, no tengo ningún interés en que los neonazis, por ejemplo, puedan “vivir según sus puntos de vista”.]. Pero ¿qué es lo que en realidad va a suceder en España con la mencionada reforma del Código Civil? ¿Es verdad que significará tan sólo la eliminación de la supuesta discriminación que sufren quienes quieren «casarse» con personas del mismo sexo, sin que esto comporte imposición ni daño alguno para las mayorías, que seguirán prefiriendo hacerlo con personas de sexo diferente? [Sip, se supone que esa es la idea.]

Pues no, no es verdad.
[palabra de Dios, amén] La reforma del Código Civil dejará sin reconocimiento y sin protección legal específica al matrimonio que se supone que seguirá siendo el de las mayorías.[¿Cómo? Espera, espera. Algo se me escapa. ¿Exactamente en qué parte de la ley se dice que se van a recortar las protecciones y el reconocimiento de los matrimonios heterosexuales?] El matrimonio ya no será en nuestras leyes la unión de un hombre y una mujer, sino cualquier tipo de unión.[Yo no podría haberlo dicho mejor. ¿Dónde está el problema?] Porque la reforma elimina sistemáticamente del Código Civil toda referencia a la diversidad de sexos como elemento constitutivo del matrimonio [Bueno, una vez mas, ¿Dónde está el problema?]. De modo que no son las uniones de personas del mismo sexo las que se equiparan al matrimonio, sino que es el matrimonio el que se desvanece para dar cabida a todo.[Atención al argumento. Están tan en contra del matrimonio gay que están dispuestos a renunciar al concepto de “matrimonio” con tal de que los matrimonios gays no lo sean. Pa mear y no echar gota, como diría algún castizo. ¿Y no es mucho más razonable aumentar los supuestos del matrimonio a una situación que es exactamente la misma: dos personas que se quieren que deciden compartir su vida juntos?] Esta eliminación legal del matrimonio no se ha dado hasta ahora -que sepamos- en ningún país del mundo.[Bueno, aquí ya empieza el desvarío. Es lo que tiene la lógica falaz: a partir de una premisa falsa (la eliminación legal del matrimonio) se puede deducir absolutamente cualquier cosa que queramos.] Lo que se ha hecho en dos o tres de ellos es equiparar de algún modo los efectos jurídicos de las uniones del mismo sexo al matrimonio, que sigue siendo allí la unión de un hombre y una mujer.[Lo cual no deja de ser una soberana tontería. ¿Por qué tener dos identidades jurídicas diferentes cuando para el estado son exactamente iguales? Muy fácil: por perjuicios sociales y/o religiosos. Pues mejor nos los cargamos directamente de un plumazo.] Aquí, en España, se retrocede mucho más atrás.[En mi opinión, curiosamente, lo que hacemos es avanzar mucho más.] Involucionamos a aquella situación prejurídica (si es que alguna vez se ha dado) en la que no había leyes que tutelaran la realidad humana básica de la unión firme entre dos personas que se comprometen a ser padre y madre en virtud de su mutua complementariedad sexual. Es decir, que el matrimonio, en su realidad propia, queda fuera de la ley.[Más desvaríos basados en la premisa falsa de la desaparición del matrimonio. Sigo preguntando cuales son exactamente esas leyes que tutelan el matrimonio heterosexual que van a desaparecer.] ¿No perjudica esto a la gran mayoría de las personas y a la sociedad en su conjunto?[No, por que aquellas parejas heterosexuales que se casen van a seguir teniendo sus derechos intactos. Y gana la sociedad en su conjunto por que por fin se va a legalizar una situación que es actualmente una realidad social que únicamente perjudica a los homófobos.]

Pensemos sólo en una consecuencia inmediata de esta legislación devastadora.
[“legislación devastadora”. A buen seguro que estamos a las puertas del fin de la civilización occidental.] ¿Qué tendrá que enseñar la escuela acerca del matrimonio si quiere estar de acuerdo con las nuevas leyes supuestamente no discriminatorias? Los hijos de las mayorías tendrán que aprender que el matrimonio es una unión coyuntural de personas de cualquier sexo.[Una vez más, yo no podría haberlo dicho mejor. ¿Dónde está el problema, dejando de lado perjuicios sociales y/o religiosos?] ¿No será esto realmente una imposición dañina para todos?[Exactamente igual de dañino que pudo ser cuando en las escuelas sudistas tuvieron que empezar a enseñar que un negro era igual que un blanco. Lo dañino sería pretender institucionalizar la diferencia.] ¿Lo han pensado bien quienes creen que esta legislación es buena para algunos y que no incide negativamente en la vida de casi nadie?[¿Lo han pensado bien los que creen que sus perjuicios religiosos no inciden negativamente en la vida de casi nadie?] ¿Han pensado en sus propios hijos?[Probablemente más que tu. Probablemente deseen que sus hijos crezcan y se desarrollen en un ambiente de libertad y tolerancia, mejor que en uno atenazado por los perjuicios religiosos.] ¿Han pensado en que, por la fuerza de la ley, se les impondrá una concepción de las relaciones humanas contradictoria con la realidad antropológica de la unión conyugal?[Claro, claro. Ahora el matrimonio va a resultar antropológicamente “natural”. ¿Bueno, entonces por qué no instauramos la poligamia o cualquier otra modalidad de matrimonio que se da en las múltiples culturas que hay por todo el mundo? Se sorprendería el escritor de este panfleto de lo imaginativos que llegamos a ser los humanos a la hora de establecer nuestras relaciones sociales y que el concepto judeo-cristiano de matrimonio no es ni de lejos la única “realidad antropológica de la unión conyugal”.] ¿No quedan indefensos legalmente quienes deseen formar a los jóvenes para el matrimonio? [No] ¿No se retirarán las ayudas oficiales a los centros que osen persistir en enseñar -en contra de la ley- que el matrimonio es la unión de un hombre y una mujer?[Pues fíjate que no se si se hará o no, pero en mi opinión sí debería hacerse. De la misma manera que se debería retirar para la enseñanza de la religión, por ejemplo.]

Bueno, esto es todo lo que da de sí. El resto es más de lo mismo y lo puede leer el que lo desee.

Básicamente, las argumentaciones que pone este tío son como si, allá por 1955, a Rosa Parks le hubiesen argumentado que no se podía sentar en la parte reservada para los blancos por que eso privaría a los blancos de su derecho de sentarse allí. Es la defensa de una discriminación, con el único argumento de que esa discriminación puede desaparecer. O sea, una soberana estupidez que solamente tiene lógica desde el punto de vista de los perjuicios sociales y religiosos que pretender imponer (mas bien, mantener) su homofobia al resto de la sociedad.


En fin… Mañana veremos que pasa…

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Completamente de acuerdo. Buenísimos comentarios xD

MaLize.

Dios dijo...

Ni yo lo hubiera expresado mejor.
Por cierto, si alguno lo duda, el bicho ése del ABC arderá en el infierno, con sus amiguitos Hitler, Bush, Aznar y la Inquisición

juan dijo...

a ver torcuatillo, la iglesia no esta en contra de los homosexuales sino de las relaciones homosexuales q son antinaturales.
Además la inmensa mayoria de los homosexuales se hacen por influencia social(no stoy diciendo q todos, hay factores biologicos y hormonales q lo acen asi y no hay q discriminarle para nada)
Por eso antes de escribir todo eso, asegurate de q estas bien informado para no juzgar a los d+ sin saber. Es peor una verdad a medias q una mentira. No pretendo atacarte con este comentario sino dar mi opinion.
Weno, q pases una Feliz navidad.

Wendigo dijo...

Joder... No podrias haber escrito algo mas absurdo ni a posta. Vamos a ver...

Dices que "la iglesia no esta en contra de los homosexuales sino de las relaciones homosexuales"... Me lo expliquen? Osea, que si yo soy homosexual, resulta que tu no estas contra mi, sino que estas en contra de lo que me hace ser yo... Genial... Es como decir "yo no te odio a ti, odio tu forma de ser". Un vil intento de escurrir el bulto...

Luego dices que las relaciones homosexuales son antinaturales. Una vez mas, es completamente falso, puesto que las relaciones homosexuales se dan ampliamente en la naturaleza en gran cantidad de especies animales. Desde luego, no pareces el mas indicado para pedir a los demas que "se informen" antes de hablar.

Dices que los homosexuales se hacen homosexuales por influencia social. Y? La mayoria de la gente en las sociedades occidentales es monogama por pura influencia social. De la misma manera que los mormones son poligamos por influencia social. El 90% del comportamiento del ser humano esta motivado socialmente. Asi que ese origen no lo hace ser ni bueno ni malo.

Pero luego sueltas la tipica estupidez del "origen genetico" de la homosexualidad, pretendiendo tratarlos de pobrecitos enfermos. Otra vez mas, pura y dura ignorancia.

Pero lo cojonudo es que vienes diciendo que "no hay que discriminarles para nada" sin que se te caiga la cara de verguenza. Acaso pretender negarles el matrimonio no es una forma de discriminacion? No reconocer su sexualidad no es una forma de discriminacion?

Diras que una verdad a medias es peor que una mentira, pero la mezcla de mentiras, ignorancia y supersticion que soltais vosotros no solo son dañinas, sino que son perversas.

Deberias aplicarte tu propio cuento y estar bien informado antes de juzgar a los demas sin saber. Y te voy adelantando que lo que diga la biblia, el cura de tu pueblo o el Papa no se puede considerar excesivamente fiable.

Oh, y como buen ateo que soy, la Navidad de me la pela. Pero gracias, disfrutare de mis bien merecidas vacaciones de invierno.