martes, 30 de septiembre de 2008

De cómo (no) promocionar tu postura.

Pues resulta que leyendo los feeds, a través del comentario del pez sobre el articulito del de Prada del domingo pasado (del que a un pelo estuve de escribir yo mismo) descubro que, más allá de la cansina polémica sobre “educación para la ciudadanía”, resulta que hay follón montado con otra “polémica” asignatura con la que el maligno y ateo gobierno actual pretende adoctrinar las pobres e indefensas mentes de nuestros tiernos infantes.

Dicha asignatura se llama “ciencias para el mundo contemporáneo”, y en el artículo que enlaza el pez hacen una encendida crítica a los contenidos de la misma.

O algo así...

Por que cuando te encuentras críticas como esta:

Lo que es inaceptable es que trate de que los alumnos adquieran actitudes y valores sociales de antidogmatismo, curiosidad y tolerancia y pretenda incorporar estos conceptos, que no valores, en una asignatura pretendidamente científica.


Pueeeeees... No se... Que quieres que te diga... ¿Es realmente una crítica? Por que lo que es a mi, que no tengo ni zorra sobre el temario de la asignatura (hasta hace media hora ni sabia que existía), solo con eso ya me empieza a parecer una asignatura hasta deseable. Por que aunque esos conceptos le puedan parecer ajenos a una asignatura científica, el antidogmatismo y la curiosidad (no tanto la tolerancia, que ya lo he dicho otras veces: la ciencia no es democrática) son parte fundamental de la ciencia y son actitudes necesarias simplemente para comprender “que” es la ciencia.

Claro que en otras partes de la crítica se ve donde les duele en realidad:

en los criterios de evaluación, contraponiendo el trabajo científico sobre la base de las pruebas de la evidencia, a las creencias, que son equiparadas a opiniones.


Vaya perlita. Pero claro, cuando la única manera de defender tu postura es negando la evidencia, cualquier cosa que ponga la evidencia por encima de la creencia no puede ser muy bueno para el negocio.

Finalmente acaba criticando la merma de horas en otras asignaturas científicas para dar esta clase. Bueno, yo realmente no veo el problema. Para mi es más importante la educación en la ciencia, la comprensión de lo que es la ciencia, que la simple acumulación de determinados conocimientos científicos. Lo importante es que los chavales comprendan lo que es el método científico, la actitud que supone aceptarlo, el escepticismo. Que entiendan lo que es y lo que supone la ciencia. Y que despierte su curiosidad. La “actitud” científica es más importante que los conocimientos. Estos vendrán después, si hace falta (fíjate, a mi nadie me enseñó en el instituto qué es una supernova tipo Ia ni lo que es el límite de Chandrasekhar y hoy tengo una idea más o menos clara de ambas y por que uno lleva a la otra).

En fin... Que si pretenden convencer a alguien (no convenientemente adoctrinado) en contra del supuesto “adoctrinamiento” con argumentos como esos, mal lo llevan. A mi, por lo pronto, me han convencido de que es una asignatura necesaria.

PD: Un día de estos volveré a escribir de alguna frikada, pero es que últimamente tengo esa faceta bastante abandonada...