martes, 3 de octubre de 2006

Día Mundial contra el DRM

Bueno, ya sabemos que esta muy en boga eso de declarar un día “Día Mundial” de lo que sea (vale lo mismo para el “Día Mundial contra la violencia de genero” que para el “Día Mundial de los derechos del berberecho” o incluso para el “Orgullo Friki”). Lo cierto es que siempre me ha parecido bastante tontería, por que si realmente estás preocupado por la contaminación y el calentamiento global no te limitas a dejar aparcado el coche una vez al año: lo haces todos los días.

De todas formas, de vez en cuando a alguien se le ocurre declarar un día de algo con un tema en el que uno tiene cierta sensibilidad. Y eso toca hoy, 3 de octubre, declarado por no se sabe muy bien quien “Dia Mundial contra el DRM”. Un día, como dice Enrique Dans en su blog, para:

posicionarnos ante la industria de los contenidos y decirles que no vamos a comprar sus estúpidos productos llenos de restricciones, plagados de innovación negativa y de medidas que atentan contra nuestros derechos y nuestra privacidad.


Y no puedo estar más de acuerdo. Tan de acuerdo, que de hecho llevo ya ni se la de tiempo haciéndolo.

Ya ni recuerdo cuando fue el último CD de música que compré. Pero no por “boicotear” a la industria ni algún motivo parecido. Simplemente por que no estoy dispuesto a comprar un producto defectuoso, que me vaya a dar problemas si lo intento reproducir en el ordenador o en el coche, o que no me va a dejar pasarlo a mp3 para reproducirlo en la Nomad (mi Discman lleva bastante tiempo jubilado).

Con los DVDs los motivos son distintos. La protección que tienen es tan ridícula que ni siquiera supone una molestia. He dejado de comprar DVDs (no frikis, que algunos de por aquí ya saben que me es imposible no coleccionar compulsivamente ciertas cosas) por que estoy hasta las narices de que me llamen pirata en interminables y ofensivos anuncios que no me puedo saltar al principio de mis religiosamente pagados DVDs originales. Y sinceramente me toca los huevos que me llamen pirata cuando no tengo más que girar la cabeza 10º para ver mis estanterías con aproximadamente 200 DVDs originales.

Ya lo saben, señores de la industria. De momento han conseguido que clientes habituales suyos como yo hayan decidido “prescindir de sus servicios” gracias al trato tan gratificante que recibimos de Vds y la calidad de sus productos. Y desde luego garantizo que seguir llamándome pirata y criminal y poniéndome aun más restricciones no va a hacer precisamente que vuelva al redil. Imagínense con gente que NO era cliente habitual.

A ver si con un poco de suerte un día de estos ponen los pies en el MundoReal ™ y salimos ganando todos un poco.

1 comentario:

Shavart dijo...

Pues sí, tienes toda la razón. Entre los precios y esas campañas publicitarias tan afortunadas... A pesar de todo cada mucho tiempo sigo comprándome alguna peli concreta que me interesa si está de oferta (6 euros o menos).